El Triunfo se encuentra en el corazón del sureste mexicano. FOTO: APDM

Este territorio fue decretado como Área Natural y Típica del estado de Chiapas para la preservación especial del quetzal (haromachrus mocinno mocinno) y el rarísimo pavón (Oreophasis derbianus) en 1972. Posteriormente, en 1990, pasó a ser Área Protegida (AP) federal, con una extensión 119 mil 177 hectáreas. Sus ecosistemas abarcan el bosque de niebla, selva mediana y el último relicto intacto de selvas perennifolias del Soconusco en la cuenca del Río Novillero, en la vertiente del Pacífico.

Es media tarde, las nubes anuncian la tormenta, al tiempo que desciende la niebla que cubre el espeso follaje. A la derecha, vemos una tángara celeste que anuncia con su gorgojeo chillón el arribo a su nido en el tronco de un imponente encino, donde alimenta a su crías. Caminamos con mucha cautela, no vayamos a pisar una nauyaca –se arrastran cerca de la orilla del río y su mordedura podría ser fatal–. Después del largo recorrido sobre mulas y a pie, es momento de hacer un descanso en esta expedición que muy pocos tienen la fortuna de realizar. Nos encontramos en el corazón del sureste mexicano, en El Triunfo, Reserva de la Biosfera (RB).

El frío de la noche que se cuela por la casa de campaña se debe a que estamos en una de las zonas más húmedas del país, principalmente en la vertiente del Pacífico, aquí las precipitaciones son mayores a los 2 mil 500 milímetros anuales. El aire marítimo, los ciclones y tormentas tropicales durante el verano dan por resultado lluvias geográficas que gradualmente se precipitan conforme la humedad asciende por la tierra.

El estado de Chiapas ocupa el segundo peldaño a nivel nacional en cuanto a biodiversidad, en el primero se encuentra Oaxaca. El Triunfo alberga 11 de los 18 tipos de vegetación reconocidos en la entidad; se han identificado alrededor de mil 500 especies de plantas, no obstante se estima que la flora de la reserva puede llegar a 3 mil especies, lo que significaría que 30% de la flora del estado se distribuye en este sitio.

Su fauna representa el 22% de la reportada en nuestro país, con 559 especies de vertebrados. Entre las especies endémicas se encuentran las cícadas y algunos tipos de orquídeas de mariposas, el dragoncito verde (Abronia matudae) y la salamandra del Cerro Ovando (Dendrotriton xolocaltcae),

Las aves constituyen el 37% de las registradas en México, de éstas 74 son especies migratorias neotropicales, ocho están en peligro de extinción, y 54 sujetas a protección especial.

El reto de la expedición es llegar a la cumbre del cerro El Triunfo, que tiene una altura de 2 mil 759 metros sobre el nivel del mar (msnm).

El empinado andar se vuelve más llevadero gracias al revitalizante aire fresco que se respira y al espectáculo del recorrido: mariposas morfo –llamadas matlalpapalotl por los aztecas y pepem por los mayas– conocidas por su gran tamaño, los tonos azules de sus alas y por su vientre con dibujos circulares, se mezclaban entre helechos, pinos, bromelias y musgos. Frente a nosostros curiosas ranas arborícolas cazan su alimento con la lengua y una familia de venados cola blanca beben agua. En esta zona habitan igualmente jaguares, pumas y tigrillos.

Por la noche nos sentamos bajo la sombra de un árbol de mezcal (los más altos pueden medir hasta 70 metros) y degustamos los tamales de chipilín y el pollo campero que compramos en Jaltenango.

Tradiciones y actividades económicas

Esta Reserva de la Biosfera tiene 13 mil 771 habitantes y abarca parte de los municipios de Villa Corzo, La Concordia, Pijijiapan, Ángel Albino Corzo, Montecristi de Guerrero, Siltepec, Escuintla, Acacoyagua y Macastepec.

Sus pobladores son de ascendencia tzotzil, tzeltal y mame; llegaron a poblar la región a finales del siglo xix, provenientes de Los Altos de Chiapas, para trabajar en las fincas de café de dueños alemanes. Con el reparto agrario –durante la época cardenista– se formaron los primeros ejidos, donde actualmente las comunidades cultivan café de altura y café prima (en el AP y su zona de influencia existen alrededor de 28 mil hectáreas de este cultivo).

Se exporta el 95% de su producción y desde mediados de los 90 se han creado organizaciones de productores cafetaleros, que han conseguido pasar de la cafeticultura convencional a alguna modalidad sustentable, como resultado de sus esfuerzos para alcanzar la certificación y el incremento de apoyo de diferentes instituciones.

Realizan el cultivo de la palma camedor, planta de ornato muy utilizada arreglos florales, que exportan en su totalidad para el mercado norteamericano, asesorados en cuestiones técnicas y de negocios por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), quien también aconseja en la otra actividad económica de la región: la ganadería.  La orientación que brinda se ha enfoca en sistemas silvopastoriles, los cuales eficientizan el suelo destinado a que las vacas pasten, evitando la destrucción de bosques.

Actualmente se desarrollan las últimas fases de planeación de un programa de voluntariado biológico que pretende recaudar fondos para proyectos de investigación en la AP y que involucra universidades nacionales y extranjeras.

Dos días atrás, habíamos convivido con los pobladores de la RB, quienes viven en zonas de amortiguamiento. Nos contaron que la denominaron El Triunfo porque en cuando no había caminos cercanos realizaban una ardua expedición a pie, arriando mulas cargadas para vender sus productos y comprar otros. Salían de Mapastepec, Tapachula o Arriaga y marchaban cerro arriba, y llegar a la punta –a la mitad del camino antes de descender rumbo a Oaxaca–, significaba un gran triunfo.  

Retomando nuestra expedición, nos topamos con helechos arborescentes de más de cinco metros de alto y con una pareja de quetzales que devoraban aguacatillos. Dos horas después llegamos a la cima, aquella espectacular vista del remanente de bosque de niebla más extenso del país, clavado en la sierra chiapaneca, nos confirmó que todo el trayecto había valido la pena.

Cómo llegar

El acceso es complicado, ya que de Tuxtla Gutiérrez es necesario viajar por carretera hasta Jaltenango durante tres horas, de ahí otras tres en camino de terracería y posteriormente caminar a pie por una brecha en ascenso durante cuatro a cinco horas.

Por ello, las visitas se programan únicamente en la temporada de verano, a grupos limitados (se reciben en promedio 50 turistas al año). Es necesario contactar a la Dirección de la Reserva con mucha anticipación para programar una visita y hacer las recomendaciones respectivas. El costo es elevado: además de los gastos de traslado, hospedaje, alimentos, hay que cubrir costos de arrieros, mulas y cocineras.

Por: Daniela Sánchez Valencia

Foto: Áreas Protegidas de México

Ver ficha técnica


Relacionados:


7 Responses “Reserva de la Biosfera El Triunfo”

  1. @lan!; dice:

    Estan bien, sobre todo la guakamaya

  2. Danyboy dice:

    Cuáles actividades se realizan en la reserva de la biosfera el triunfo.. es k es para una tarea y nada mas viene sobre recorridos

    • nora dice:

      Buenas tardes,

      Gracias por ponerte en contacto con nosotros; para resolver tus dudas, por favor consulta nuestras fichas técnicas (dentro del mapa de áreas protegidas) donde seguramente hallarás la información que necesitas,

      Cordialmente,

  3. CLAUDIA dice:

    cuiden la guacamalla esta en extincion

  4. Angie dice:

    Lamentablemente las organizaciones (Toooooodas) se han dedicado a solo explotar al productor sin hacerle saber o llegar los apoyos a los que tienen derecho, aprovechándose cada vez que pueden, los ricos dueños de esas organizaciones lo son gracias a toda esa gente trabajadora que se conforma con la exportación de su grano para obtener las migajas que los dirigentes les aportan por su producto, en realidad estas personas monstruosas son las de los negocios y el más jodido es el productor a final de cuentas.

  5. Sandy Lp dice:

    Hay que ser concientes y cuidemos nuestra biodiversidad!!

Deja tu comentario