Montes Azules

El 11 marzo, 2011, en Área Protegida del Mes, Áreas Protegidas, Chiapas, Selvas, por redaccion
Excepcional belleza que por sus finas ramificaciones es refugio del 60% de las especies terrestres del país. Así, estos escenarios congregan una importante flora y fauna, extendiéndose en diferentes estados del país.

Cuenta con la mayor riqueza de aves en México

La guacamaya roja emprende su vuelo en este paisaje donde se mezclan los verdes de la selva con el azul de las lagunas y ríos. Estas tierras, de clima cálido húmedo, representan el orgullo de la selva Lacandona y la herencia biológica que los mayas supieron resguardar.

Ubicada al oriente del estado de Chiapas, en los municipios de Ocosingo y Maravilla Tenejapa, fue decretada como Área Protegida el 12 de enero de 1978, con una extensión de 331 mil 200 hectáreas. Bastó un año para que se integrara al programa el Hombre y la Biosfera (MAB por sus siglas en inglés) de la UNESCO.

Tal reconocimiento no es para menos: estas tierras resguardan 28.4% de las especies de mamíferos del país, 31.8% de las aves, 11.7% de los reptiles, 8.8% de los anfibios y 14.4% de las especies de peces de agua dulce.

El jaguar, el saraguato, el tapir (el mamífero más grande de Mesoamérica), el cocodrilo de pantano, puercoespín arborícola, el ocelote, el tlacuache dorado y la tortuga blanca son algunos miembros de esta comunidad que a través de los siglos han recorrido las orillas de Ojos Azules, Yanqui, Suspiro, Ocotal, Lacanjá y Miramar, las lagunas más representativas del área.

Esta Área Protegida cuenta con la mayor riqueza de aves en México: se han registrado más de 300 tipos en la Reserva y más de 340 en la zona de influencia. Desgraciadamente, más de una está en alguna categoría de riesgo, como el pato real, el zopilote rey, la guacamaya roja, el águila ventriblanca, el águila elegante, el búho gorfiblanco y los loros de cabeza azul, amarilla y blanca.

Las abundantes lluvias de verano –forma parte de la región hidrológica Grijalva-Usumacinta y la influencia del monzón– dan pie a la flora que habita esté espacio conformada por más de 4 mil 300 especies.

Los árboles son de hojas siempre verdes y miden casi 40 metros; los más representativos son la ceiba, la caoba, el cedro, el guarumbo, el bari, también se encuentran el guanacastle y el palo mulato. Dentro de las plantas no maderables están las palmas como el xate, helechos, lianas y muchas especies de orquídeas.

Su historia

Los ríos Jataté, Perlas y Azul fueron testigos de cómo surgió aquí la civilización maya en el Preclásico medio, así como de su sobrevivencia durante el Postclásico hasta la primera incursión española en la tercera década del siglo XVI.

Hoy en día, cuenta con más de 30 mil habitantes, en su mayoría, Tzeltales Choles, Mayas Lacandones, Tzotziles, y Tojolabales.

Sus principales actividades son la agricultura, el turismo, y la ganadería (alrededor de 20% de su superficie se ha abierto a estas actividades, incluyendo los acahuales), y a la artesanía en madera, semillas como collares, bordados y canastos.

En busca de un desarrollo sustentable, se realizan proyectos comunitarios: la certificación para actividades de turismo de naturaleza, en Lacanjá-Chansayab: Río Lacanjá, Cueva de Tejón, Top Ché, Yatoch Barum; en Nueva Palestina: Poop Chan; en Maravilla Tenejapa: Causas Verdes Las Nubes; y en Marqués de Comillas: Las Guacamayas, entre otros.

En Nueva Palestina, se impulsa la recuperación de suelos transformados por medio de la reforestación con plantas de Chujum. Mientras que en el Ejido La Democracia, Maravilla Tenejapa se elaboran alimentos con la harina de ramón (Brossimum alicastrum), como galletas y pastel; en los Ejidos de Nueva Argentina y San Felipe Jataté de Maravilla Tenejapa se busca comercializar a nivel nacional su chocolate artesanal.

Además, se encuentra la elaboración de textiles de manta con bordados tzeltales, tzotziles. La unión de la riqueza natural junto con la cultural, representa un gran potencial de desarrollo para sus habitantes, quienes han sufrido pobreza extrema.

En pro del turismo en la región

Para un espíritu aventurero, representa la opción ideal. Se pueden visitar sus lagunas y ríos; adentrarse en su vegetación con caminatas en senderos; descansar en los campamentos ecoturísticos atendido por gente de las diferentes etnias; recorrer los restos arqueológicos dentro del Área Protegida y seguir la aventura a Bonampak, Yaxchilán, Naha y Metzabok.

Para conocer más sobre su paisaje, se puede hacer escala en la Estación Biológica Chajul a orillas del río Lacantún, y hospedarse en el Centro Ecoturístico Causas Verdes, en cabañas hechas de madera y material del lugar, disfrutar de paseos en lancha, descenso por el río o recorrer la selva por los senderos interpretativos.

Otras opciones son el Centro Ecoturístico Emiliano Zapata, del municipio de Ocosingo, y el Centro Ecoturístico Las Guacamayas, en el ejido de Reforma Agraria del Municipio de Marqués de Comillas, el cual ofrece una velada con el aullar de monos saraguatos y en el que se puede observar a las guacamayas en libertad, según la época en que se visite.

Para engalanar este panorama está la gastronomía típica: tortillas de maíz y yuca, pozol, agua de camote, balché, tamales de shuti (caracol) y de elote y el espumoso chocolate.

Vías de acceso

Se ingresa por la parte norte, partiendo de la Ciudad de Palenque por la Carretera Fronteriza Sur, recorriendo aproximadamente 130 kilómetros hasta llegar a los cruceros de Nueva Palestina y San Javier, donde se encuentra Nueva Palestina de habla tzeltal y Lacanjá-Chansayab lugar del Monumento Natural Bonampak de habla maya-lacandon.

Por la parte sur, por Comitán sobre la carretera Fronteriza Sur, se recorren alrededor de 140 kilómetros hasta el Municipio de Maravilla Tenejapa y la desviación hacia el ejido de Amatitlán, hasta llegar a los ríos Jataté y Azul para acceder por lancha a la región conocida como Miramar y a las comunidades del suroeste de la Reserva.

Continuando por la Carretera Fronteriza del Sur, se llega al río Lacantún que constituye el límite sur de la Reserva y a los ejidos de Ixcán, Chajul, Reforma Agraria, entre otros, en los municipios de Marqués de Comillas y Benemérito de las Amércias. Asimismo, se puede accesar a la cabecera municipal de Ocosingo recorriendo 140 kilómetros para llegar a San Quintín, una localidad importante en la zona de influencia de la Reserva.

Ver ficha técnica


Relacionados:


1 Comentario » “Montes Azules”

  1. Luisa Parra Javana dice:

    Maravilloso, simplemente maravilloso. Gracias por mostrar lo hermoso de nuestro país.

Deja tu comentario