now_bcs_slag_pend-0039 Sierra La Laguna, Baja California Sur




1. Estados: Baja California Sur

2. Municipios:

  • La Paz y Los Cabos

    3. Ecosistema: Bosques

    4. Categoría: Reserva de la Biósfera

    5. Áerea o superficie o extensión: 112,437.07 ha.

    6. Fecha de decreto: 6 de junio de 1994

    7. Designaciones Internacionales: MaB Hombre y la Biosfera

    8. Fauna y flora prioritaria (especies en peligro de extinción): Se han descrito un total de 2,705 especies vegetales, incluyendo subespecies y variedades. De este total, 686 especies son endémicas a la Península, lo que representa un nivel de endemismo del 25.4%.

    No sólo este nivel es alto en la Reserva, también destaca la riqueza de especies vegetales que alberga. Estas serranías poseen la mayor diversidad biológica de todo el estado, habiéndose registrado un total de 694 especies vegetales, de las cuales 79 son endémicas a ésta.

    Reptiles como la salamanquesa (Phyllodactylus unctus -Gekkonidae), el ajolote (Xantusia vigilis gilberti - Xantusiidae), los bejori (Sceloporus licki y S. hunsakeri -Iguanidae), el ajolotito rayado (Eumeces lagunensis -Scincidae), el ajolote (Elgaria paucicarinata -Anguidae), así como la víbora chirrionera (Masticophis aurigulus) y la culebra prieta de agua (Nerodia valida Colubridae) encuentran en este sitio el hábitat más adecuado para su supervivencia.

    Entre las cerca de 289 especies de aves presentes en la Región del Cabo, se incluyen ejemplares de ecosistemas costeros, desérticos y boscosos. De ellas, 111 son residentes y el resto invernantes o migratorias. De las especies residentes, 41 son endémicas de la porción sur de la península.

    Por su parte, 34 de las 74 especies reportadas para la Reserva, aquí encuentran su reproducción, de las cuales 70% (24) son endémicas; de éstas últimas, 15 lo son para la Reserva, como la pitorrea o carpintero bellotero (Melanerpes formicivorus angustifrons-Picidae), el saltapalo (Sitta carolinensis lagunae -Sittidae), el vireo gorgeador (Vireo gilvus victoriae) y el vireo solitario (V. solitarius lucasanus -Vireonidae), la paloma pitayera (Zenaida asiatica clara Columbidae), el rascador (Pipilo erythrophthalmus magnirostris) y la llamita u ojilumbre (Junco phaeonotus bairdi - Emberizidae).

    De las 47 especies de mamíferos distribuidas en el área de la Reserva, 40% corresponden a endemismos de Baja California Sur (dos especies y 16 subespecies), de las cuales una especie y siete subespecies (17%) se restringen a la Región del Cabo, encontrándose cuatro subespecies endémicas (9%) de las partes altas de la Sierra La Laguna, como la musaraña (Sorex ornatus lagunae-Soricidae), la tucita (Thomomys umbrinus alticolus -Geomyidae), el ratón piñonero (Peromyscus truei lagunae) y la rata (Neotoma lepida notia -Cricetidae).

    Algunas de las especies endémicas con áreas de distribución limitadas son las salamanquesas (Phyllodactylus unctus y P. xanti-Gekkonidae), los bejoris (Sceloporus hunsakeri, S. licki, S. zosteromus), el cachorón (Petrosaurus thalassinus-Iguanidae), el ajolotito rayado (Eumeces lagunensis-Scincidae), el güico rayado (Cnemidophorus tigris maximus-Teiidae), el ajolote (Elgaria paucicarinata-Anguidae), la cachora (Bipes biporus-Amphisbaenidae) y la víbora chirrionera (Masticophis aurigulus-Colubridae); aves como el colibrí (Hylocharis xantusii-Trochilidae) y mamíferos como el ratón de bolsa (Chaetodipus dalquesti-Heteromyidae).

    9. Servicios ambientales: Algunas organizaciones internacionales han designado como prioritaria para la conservación de la Reserva, al constituir la única selva seca de la península de Baja California y una de las mejor conservadas del pacífico mexicano.

    La constitución de esta Área Natural Protegida tiene una gran relevancia por contener ecosistemas únicos y por su valor como sitio de recarga de los mantos acuíferos. Los principales arroyos y cuerpos de agua subterráneos del estado se localizan en esta región y se deben a los escurrimientos de agua que se generan en la Reserva. La confluencia de elementos tropicales y desérticos en las comunidades que se desarrollan en la Reserva, las relativas condiciones de extrema sequía en las que se desarrollan la selva baja caducifolia, el bosque de encino y el bosque de encino-pino, así como el hecho de que algunas especies representativas de la Sierra La Laguna encuentran en este sitio el límite de su distribución geográfica, hacen del conjunto de ecosistemas de la Reserva sitios ideales para estudios básicos de ecología de comunidades y poblaciones, como procesos de migración, dispersión y endemismo.

    Por otro lado, la Reserva significa el mayor aporte para el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales y sistemas de soporte vital para el equilibrio hídrico de la región sur del estado; representa la única alternativa que garantiza el suministro de agua a la zona más productiva del estado; y es representativa de las provincias bióticas de la región noroeste de la República Mexicana.

    10. Vulnerabilidades y amenazas: Explotación no planificada de recursos forestales (maderables y no maderables), erosión y degradación de suelos, tala ilegal, plagas, minería, extensión de la frontera agrícola, caza furtiva, contaminación aguas y suelo.

    Algunas de las especies tienen poblaciones que son abundantes localmente, aunque muchas de ellas tienen áreas de distribución limitadas, como el caso de algunas especies endémicas.

    La pérdida de la cubierta vegetal en la zona de amortiguamiento de la Reserva se debe a diversos factores, como los fenómenos físicos ocasionados por ciclones, incendios forestales que se presentaron hace aproximadamente 30 años, sobrepastoreo derivado de la práctica de ganadería extensiva y tala clandestina.

    En el caso específico de San Antonio de la Sierra, una buena parte de la deforestación que se presenta se deriva de la explotación forestal a que estuvo sometida la región durante la actividad minera realizada en las zonas de El Triunfo y San Antonio a finales del siglo XIX.

    El resto de las superficies afectadas se debe a una combinación de ambos factores perturbadores. La ganadería (bovina, caprina, ovina y porcina) con 9,763 cabezas en total, constituye el principal factor que evita la regeneración natural de las comunidades vegetales representadas en la sierra, particularmente aquellas que se distribuyen en la selva baja caducifolia.

    Se estima que existe cerca de tres veces más ganado que lo que puede soportar el área de acuerdo a su índice de agostadero.

    11. Turismo de Naturaleza: El campismo es una de las actividades que se realiza en esta reserva, aunque se desarrolla en la zona de amortiguamiento de la reserva.

    Además, encontrarás diversas manifestaciones arqueológicas, que van desde simples entierros funerarios y pinturas rupestres, hasta algunas ruinas de antiguas moradas de los nativos que habitaron el área. Aquí, podrás realizar caminatas en compañía de tus amigos o tu familia.

    12. ¿Dónde Comer? Dadas las condiciones y características del lugar, lo ideal es acercarse a los pequeños puestos de comida típica que hallarás distribuidos en cada uno de los poblados.

    Si lo prefieres, también es conveniente llevar tus propios víveres y cocinarlos o calentarlos en los lugares donde estés hospedado.

    13. ¿Dónde Hospedarse? En las partes bajas se encuentran seis ejidos y 35 rancherías en toda su superficie, con una población no mayor de 200 habitantes, por cada una.

    En estos casos encontramos algunos pueblos o rancherías como: El Zausito , El Pintado , San Pedro, El Frijolar , Las Pitahayas , El Carrizo , Agua Caliente , El Aserradero , El Encino Gordo , El Chicura , El Benancio y Las Beredas . Entre los pueblos más conocidos están: Todos Santos y Santiago, estas zonas son poblados semiurbanos.

    14. ¿Cómo llegar? Se llega por la carretera La Paz - Los Cabos, que pasa por el poblado de Todos Santos y, en el kilómetro 85 está un camino de terrecería, que conduce por 18 kilómetros hasta “El Portón”.

    Otra forma de llegar es por la carretera Transpeninsular, que es la vía larga. Por ella, se llega al poblado de Santiago a 128 kilómetros de la capital del estado, y se sigue 22 kilómetros más por terrecería, hasta llegar a San Dionisio, de ahí se continua 28 kilómetros por el camino de Herradura hasta llegar a la Zona de Campamento, que es el punto de partida a la sierra.


  • Deja tu comentario