Secretos de oficina

Era viernes en la oficina y aunque la mayoría de las empresas salen temprano esto no aplicaba para Mayra, la contadora quien trabajaba más arduo que los demás sobre todo a fin de mes, sus jornadas eran muy largas y cabe mencionar que no eran totalmente remuneradas económicamente. Era muy común que los viernes ella se quedara más tiempo.

Habían despedido a la otra contadora y por mientras ella hacía el trabajo de dos personas, era muy cansado. Eso sin mencionar que había días en los que no quería lidiar con otras personas, solo quería terminar eso rápido para irse a casa. Estaba empacando sus cosas para irse, fue a la cocina por su contenedor, lo guardó todo y en eso unos amenazadores truenos sonaron y la lluvia cayó en cuestión de segundos.

(Fuente: SwissLab y Entrepeneur)

Mayra se sentía muy frustrada pero sería una tontería de su parte salir con esa lluvia, sobretodo porque el transporte público se ponía muy tonto con el agua, decidió esperar unos minutos sentada en su silla, pensó en prender su computadora nuevamente pero no le convenció la idea.

En su mente apenas estaba captando que estaba sola en la oficina, generalmente no era curiosa pero el morbo la guío a su siguiente plan, ir de metiche a los otros cubículos y oficinas, alguna vez le dijeron que había cámaras por todas partes pero ella nunca las ha visto.

De todas formas da una vuelta de prevención, fijándose en las esquinas o lugares donde podrían estar, está consciente de que sus jefes tampoco son eruditos de la tecnología. Empezó a caminar y ver los escritorios de los demás, algunos no les importaba pero había una curiosidad irracional que la hacía abrir los cajones, unos para su desgracia tenían llave.

Pero todas las cerraduras de llave eran iguales así que con que tuviera una esa se convertía en la llave maestra, abrió el cajón de Juana, una chica que llevaba ahí mucho más tiempo que ella, había análisis clínicos  donde decían que su prueba de embarazo era positiva, Mayra buscaba este tipo de noticias pero  no esperaba encontrarlas tan fácil. Una bolsa de pastillas en bolsa de plástico, pero eran demasiadas pastillas de muchos colores, aunque se veían bonitas no estaba tan mal como para probarlas y debajo de unos papeles no tan escondido un rollo de dólares en una liga.

Estaba a una mala decisión de ser una película de acción e intriga, quería saber más pero si se llevaba las pastillas lo iba a notar sin mencionar que seguía sin saber que era pero la respuesta era casi obvia, era muy poco probable que fuera Paracetamol. Había visto demasiadas series como Breaking Bad así que solo se le ocurrió que estaba vendiendo droga para poder pagar… ¿los gastos de su esperado hijo? Aunque se le hacía muy raro que hubiera dejado el dinero ahí a simple vista.

Vídeo: YouTube

Cerró el cajón pero siguió pensando en esos objetos considerando hacer algo con ellos pero esto solo la hacía pensar: ¿Cuántos secretos habría en esa oficina?

Conoce más sobre este tema entrando a SwissLab 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *