Talla extra.

Esta historia comenzó cuando era una bebe ya que tengo fotografías en las que puedo constatar que desde entonces ya tenía más peso del que debía, durante mi infancia nada cambio dado que continúe con esta problemática pero pese a ello siempre fui una niña bastante segura de misma, alegre y divertida.

Recuerdo que a la edad de doce años ya pesaba ochenta kilos y para cuando cumplí quince sin exageración estaba pesando alrededor de los cien, mi sobre peso no me impedía hacer ninguna actividad ya que era buena jugadora de basquetbol siempre forme parte del equipo en los torneos estudiantiles, después comenzaron a gustarme los chicos y fui muy noviera gracias a mi carisma y encanto siempre tuve suerte en el amor a pesar de ser talla extra, mientras estaba cursando la prepa un joven amable, delgado, lindo y muy guapo se me declaro pero por primera vez no acepte, a pesar de que él era súper caballeroso conmigo y nos llevábamos perfecto pero prefería concentrarme en los estudios, me insistió tanto que después de un par de meses yo, ya estaba tan enamorada de él y salimos durante tres años más, aun estudiábamos la carrera; un sábado la por noche llamo por teléfono diciendo que si podía ir a casa para hablar conmigo, que no podía esperar un día más para comunicarme su decisión, agrego que no quería encontrarse con mis padres, me sorprendió mucho su actitud aunque realmente podía imaginar lo que me diría; él estaba a punto de terminar nuestra relación.

 

Al llegar a casa comenzó diciéndome que era imposible continuar con este noviazgo que él necesitaba mucho más y que por lo mismo me pedía que aceptara ser su esposa, yo estaba muy nerviosa, contenta, emocionada y feliz y al darle el sí, comenzaron a tocar los mariachis mis padres y hermana fueron cómplices de Mike todo el tiempo estuvieron enterados de lo que sucedería por lo cual ahí mismo pidió mi mano todo fue tan romántico. Después de medio año nos casamos, posteriormente concluimos los estudios universitarios, ambos teníamos buenos empleos, yo obtuve un trabajo que podía realizar desde casa de modo que no salía mucho y debido a ello gane mucho más peso del que ya tenía.

Mi adorado esposo nunca se quejó de mi sobrepeso, decía que igual me amaría si estuviera en una talla veintiocho o en una cincuenta que no se había enamorado de mi figura sino de mi forma de ser y cosas como esas, por lo que estaba contenta pero al pasar los primeros tres años de matrimonio nuestros amigos y familiares nos formulaban la típica pregunta y para cuando llegara la cigüeña; en un inicio no me importaban sus comentarios pero al cumplir nuestro cuarto aniversario de bodas, yo deseaba tener un hijo de Mike por lo que consulte un médico el cual lo primero que hizo al recibirme en su consultorio fue subirme a una muy moderna y bella báscula digital para demostrar que por salud era necesario bajar de peso, me hizo comprender que con los casi ciento cincuenta kilos extra no podría concebir un bebe jamás, solo entonces tome el control de mi vida y mi cuerpo por lo cual cambie la rutina en mi empleo por una que demandara de esfuerzo físico, me inscribí al gimnasio, adquirí hábitos nuevos de alimentación y aunque al principio lo hice por querer un bebe, a los pocos días lo hacía más por mí misma, me han traído muchos beneficios estos ligeros pero efectivos cambios. Ya han transcurrido dos años desde entonces mi vida ha cambiado mucho, me encuentro sana, feliz y embarazada pues Mike y yo esperamos con ansias la llegada de nuestro bebé.

Si quieres saber más entra a La Casa de la Báscula

FUENTES: YouTube, La Casa de la Báscula , UNICEF

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *